Perro que tira de la correa ¿los paseos son una pesadilla?

perro que tira

Un perro que tira de la correa es un problema para el y para su propietario. En otras palabras en estas condiciones sufre tanto el perro como la persona. Sin embargo el problema de que el perro tira de la correa puede tener una solución relativamente rápida y sencilla. Pero antes de explicaros unos métodos para mejorar el paseo, es necesario tener en cuenta algunos temas.

La importancia del paseo

El paseo es una actividad fundamental para el equilibrio físico y mental del perro. Durante el paseo tiene acceso a distintos olores y a la posibilidad de interactuar con otros perros, personas y situaciones. Por lo tanto garantizar la justa dosis de paseo diario es un requerimiento básico del bienestar canino.

Perro que tira de la correa. ¿Porque?

Si tienes un perro che tira de la correa, este no quiere ser el líder de la manada, ni el perro Alpha ni quiere ser dominante. Probablemente sólo esté manifestando un estado emocional. 

Opción uno: el perro quiere estar afuera, el paseo es una parte muy estimulante de su actividad rutinaria. La razón de que tire de la correa es simplemente porque está muy excitado. Opción dos: el perro está muy estresado. Lo es sobre todo en la calle porque está muy sensible a los ruidos. En este caso hay que hacer una profunda valoración de los factores que contribuyen al estado ansioso del perro.

Para profundizar sobre el estado emocional del perro, hay que hacerse estas preguntas:

¿Será el paseo la única parte interesante del día? ¿Lo llevamos de paseo lo suficiente? ¿O bien, recibe la estimulación adecuada para que el paseo no represente la única diversión de la jornada? ¿El paseo es reservado al perro, o al contrario, el perro nos acompaña a hacer nuestros recados?

La elección del collar y del arnés

Te has puesto a pensar alguna vez como debe ser pasear con un atadura forzada del cuello? Al perro como a nosotros le gusta la libertad de movimiento, poder elegir donde parar y donde olisquear…..Por la imposibilidad de llevarlo suelto por la calle, hay que considerar qué collar o arnés utilizar para que el paseo no le resulte agobiante.

Para un perro que tira de la correa, un collar tradicional es una verdadera pesadilla. De entrada y sobre todo para un perro que tira de la correa no sufra la tensión en el cuello sería recomendable utilizar el arnés. De hecho, como resultado de un hábito de estirones de correa, un collar tradicional puede provocar lesiones musculares y problemas de respiración.

Los arneses y el Halti

Hoy en día en el mercado hay varios arneses disponibles. Algunos de ellos prometen que el perro deje de estirar. En realidad las cosas son más complejas. Por ejemplo en el caso de los arneses que se enganchan por la parte delantera, en el pecho, cuando el perro tira, hacen que el perro gire a un lado. En otras palabras el perro redirecciona un poco su trayectoria. El arnés no permite que vaya recto. Dicho esto, se entiende que los arneses diseñados especialmente para «no tirar» no son la panacea para tratar el problema. No lo son y de todos modos no son del todo respetuosos para el animal.

Lo mismo se puede decir de los collares para morro Halti. El Halti es una especie de bozal que al tirar produce un molesto si bien leve tirón que actúa sobre el morro. El resultado del uso del Halti es sin duda asombroso pero, aplicándolo, no se puede decir de haber entrenado un perro que tira de la correa. El uso de este collar sería de limitarse a situaciones de extrema necesidad donde la prioridad sea la seguridad del propietario. En resumen,  es más recomendable centrarse sobre como el perro que tira de la correa deje de hacerlo por si sólo. Así se puede utilizar un arnés convencional. En definitiva su beneficio es distribuir la presión en todo el cuerpo en lugar de concentrarla sobre el cuello.

Se deben excluir collares de pinchos, de ahogo y eléctricos porque está más que demostrado que sólo causan daños y no son de ayuda para el entrenamiento.

perro que tira de la correa

Educar un perro que tira de la correa

Finalmente aprender a que el perro que tira de la correa deje de tirar es de vital importancia para su bienestar como para el bienestar de la relación. La educación en positivo ofrece unos recursos  muy eficaces para solucionar este problema.

Antes de poner en práctica los métodos a continuación, hay que procurarse una correa larga y premios. Estos últimos deben representar un fuerte motivador para el perro. Es decir si el perro prefiere premios en comida, utilizar un alimento que sea particularmente apetecible, por ejemplo cubitos de pollo hervido, o Frankfurt o Jamón. Si el perro se motiva sólo con juguetes, cargar con su juguete favorito.

Todos los métodos a continuación se rige sobre el objetivo de conseguir que el perro no tire para premiar esta conducta. Este objetivo no se conseguirá si se mantiene la correa corta. Al contrario hay que facilitar cierta maniobra para consentir que el perro pueda no tirar y percibir que la correa no esté tensa. En este preciso momento hay que premiar.

Método del pararse en seco cuando el perro tira de la correa

Cuando el perro inicia a tirar, en ese momento, el propietario debe de parar de andar y quedarse quieto. Puede seguir la marcha sólo cuando el perro haya aflojado un poco. Esto antes o después sucede, en cuanto el perro se preguntará que haya pasado y mirará al guía o se relajará un poco. En este momento premiamos. Con el premio y diciendo «muy bien».

Método de la inversión del sentido de marcha

Todas las veces que el perro empieza a tirar, cambiar de dirección de marcha. Para aplicar este método hay que tener un poco de habilidad en evitar tropezar con la correa. Utilizar el reforzador justo cuando se nota ausencia de tensión de la correa. Motivar el perro a seguir paseando sin tirar y seguir reforzando.

Cuando se realiza un cambio de marcha es muy efectivo ponerse de cara al perro y caminar hacia atrás durante unos metros.

Otros método utilizando la técnica del luring y del clicker (reservados a profesionales o a propietarios avanzados)

Reservamos un capítulo a parte para profundizar sobre la técnica del clicker y del luring. Para enseñar a no tirar de la correa, se puede reforzar mediante clicker o luring todas las veces que el perro sigue la mano del guía. Previamente se asocia a la mano un estímulo positivo. Así que cuando el perro se coloca con la mano al lado del propietario, este marca la conducta de pasear junto, con un premio. La colocación en junto se puede estimular con la voz pero es fundamental el uso del lenguaje corporal.

En todos los casos lo importante es que al perro se den indicaciones claras y se refuerce la conducta deseada.

Errores muy comunes

Hay que vigilar especialmente de no hacer estos errores comunes:

  • La tensión de la correa permanece porque sin querer el propietario fomenta esta costumbre. En otras palabras, cuando el perro tira de la correa, y con tensión de correa, permitimos al perro que llegue a su objetivo: olfatear otro perro, llegar al parque preferido. Etc.
  • Utilizar la correa para corregir el perro mientras en ningún momento la correa debe ser manejada con tensión.

En conclusión, es posible mejorar mucho el paseo gracias a estas técnicas que se basan sobre el refuerzo positivo. En caso de acudir a un profesional asegurarse de que este aplique métodos respetuoso para el animal.

 

Tu perro destruye todo? Motivos y soluciones

perro destructivo

¿Te desesperas porque tu perro destruye todo?  ¿Ha llegado a reducir en trozos tus cojines con aparente actitud de desafío?

A continuación te ayudamos a entender porque tu perro destruye todo. Además te damos consejos prácticos para resolver este problema. Recuerda que tienes a disposición unos profesionales en el centro de adiestramiento canino en Barcelona para tratar tu caso específico. Disfruta de la lectura!

Si tu perro destruye y es un cachorro

Tienes a un cachorro que destruye todo: el sofá, las patas de las sillas, los marcos de la puerta, cualquier juguete blando….Lo hace indistintamente cuando está sólo y cuando los propietarios están presentes.

En un cachorro este comportamiento se considera normal. A través de la boca está explorando el mundo y muestra toda la energía, normal, en esta etapa de la vida. Además durante los primeros meses el cachorro tiene la tendencia natural a morder porque está cambiando la dentadura provisional de leche.

Pues se trata de canalizar esta energía, para que no se concentre en la destrucción de objetos valiosos. Y de enseñarles cuáles objetos puede morder y cuáles no.

Consejos si tu perro destruye

Los perros muerden y destruyen por muchas razones, pero las dos razones más comunes son el aburrimiento y el exceso de energía.

Enriquecimiento ambiental

El enriquecimiento ambiental consiste en hacer que el ambiente sea atractivo e interesante para el perro. Si tienes un perro que destruye todo lo más probable es que se aburra. Proporcionándole algo de su interés evitarás que busque entretenimiento en los muebles o en otros objetos.

  • Déjale los juguetes y mordedores adecuados y del gusto del perro para que se concentre en morder aquello que está permitido. Las orejas de perros suelen ser muy apetitosas y el cachorro suele entretenerse bastante.
  • Juega con tu cachorro para que entienda cuáles objetos están permitidos y cuales no, premiando cuando está mordiendo los juguetes correctos. Frecuentemente los perros necesitan un poco de motivación e interacción para poder disfrutar de sus juguetes.
  • Utiliza los juguetes dispensadores de comidas: son muy eficientes porque rebotan de forma inesperada y normalmente están fabricados con materiales muy resistentes. El KONG es un buen ejemplo de este tipo de juguete. Es un contenedor ovalado en el cual se inserta comida. Se recomienda utilizar bolitas de pienso mezcladas con paté o queso tipo Philadelphia. El perro jugara con el KONG como una pelota, pero con la particularidad que no tiene una trayectoria previsible. Además se tiene que empeñar a sacar la comida. Si se congela la tarea se hace aún más interesante porque llegar a la comida será un reto aún más desafiante.

perro destruye

Actividad física y mental

Hay que asegurar que el perro tenga la necesaria cantidad de actividad física.

Llévalo de paseo y juega con el

Si bien la cantidad de actividad física y mental varía de perro a perro, habría que establecer una rutina de 3 o 4 paseos diarios de entre 45 a 60 minutos. Cada paseo debería contemplar una fase de actividad física moderada-intensa – dependiendo del perro, de su edad y estado físico-emocional, como correr o pasear, jugar con la pelota o el frisbee. Luego una parte de adiestramiento a un paseo correcto, sin tirar. Por última una fase de olfateo, que perro realiza por sí solo si ya está acostumbrado, o bajo la guía del propietario, que puede esconder premios o distribuirlos en un parco.

Considera encargar el paseo a algún profesional si no tienes tiempo para pasearlo tú personalmente, porque pasas muchas horas fueras o tienes otras ocupaciones.

Haz dinámicas de olfatos y estimulación

Al menos una vez al día, ejercitar la mente del perro, a través de juegos interactivos u otros juegos de olfato en casa.

Ver nuestro artículo de Juegos con tu perro.

Enseña al perro algunas órdenes básica

El entrenamiento básico es una ayuda para estimular la mente del perro, prevenir el aburrimiento y el exceso de energía y para mejorar la relación con el propietario.

Pasear, jugar con tu perro, pasarla bien juntos estrecha el vínculo y mejora el bienestar y el comportamiento de tu perro

Verifica la dieta

Hay alimentos que no son apropiados para perros con tendencias a comportamientos incontrolados,  con exceso de actividad y ansiedad. Pide consejo a tu veterinario nutricionista y balancea la dieta de acuerdo a las características y necesidades de tu perro.

Si el perro destruye solo cuando está solo

Si tu perro destruye solo cuando está solo, esto puede ser un indicador de un posible trastorno del comportamiento llamado ansiedad por separación.

Para diagnosticar una ansiedad por separación, además de destruir objetos, el perro debe presentar otros síntomas que habría que identificar y analizar. Por ejemplo, agitación, ansiedad, ladridos mixtos a lloriqueo, pipí y caca en casa, babeo.

Si tu perro destruye y esta actividad es acompañada de ladridos de excitación, y lo hace solo cuando no estás, no se trata de ansiedad de separación. La causa de este problema puede ser el aburrimiento y el exceso de energía.   

Para profundizar el tema de la ansiedad por separación puedes leer el artículo……

Gestión del espacio

Cuando el perro destruye cuando está solo, es aconsejable que no tenga toda la casa a su alcance. Es decir reduce su espacio donde no haya cosas que pueda morder y destruir. Hay quien aconseja el uso de la jaula para confinar el animal allí, mientras esté solo. Personalmente no estoy de acuerdo, a parte en casos extremos. De todas formas, si se plantea el uso de la jaula o transportín, es necesario que se habitúe el perro positivamente y progresivamente.

Reducir al mínimo el tiempo en el que se queda solo

Un perro no debería estar solo en casa durante más de 5 horas consecutivas. Independientemente que sea un sujeto predispuesto a la ansiedad y a sufrir más de otros la soledad.

Si no puedes garantizar la correcta rutina de paseo y de actividad, llama un paseador profesional.

cachorro solo

Enriquecimiento ambiental

Si el perro está solo y se aburre, buscará en casa una diversión, algo que hacer para entretenerse. Es por esto que el perro destruye lo que está a su alcance o que pertenece a su dueño.  

Los mismos consejos que se aplican en general, valen para enriquecer el ambiente del perro cuando se queda solo.

Si el perro destruye no lo regañes

Ya sea que el perro destruye en tu presencia o cuando está solo, lo peor que puedes hacer es regañarle. Si el perro está buscando tu atención, a través del castigo, lo habrá conseguido. Además no habrá aprendido realmente lo que se pretende en estas situaciones.

Muchas veces, propiamente porque se regañan, los perros tienden a hacer destrozos en ausencia del propietario.

  • No castigues el perro que destruye.
  • Si ha hecho algún destrozo, tiene sus razones. No es intención del perro desafiarte.
  • Busca las razones, y pon remedios.
  • Enséñale con premios lo que puede morder, refuerza positivamente los comportamiento deseados.

Educar a un cachorro

educar a un cachorro

Educar a un cachorro para una mejor convivencia en la familia y en la sociedad

Prevención de problemas de comportamiento

Educar a un cachorro representa una necesidad tanto para los propietarios como para el mismo cachorro y el resto de miembros de la comunidad.

Un perro educado sabrá qué hacer en todas las ocasiones, reduciendo el riesgo de ansiedad y estrés. Será más bienvenido en un grupo. Estará más tiempo haciendo actividades en compañía de su propietario, será en definitiva más feliz.

Educar a un cachorro requiere práctica y paciencia pero es una inversión para una futura convivencia armoniosa.

Educar a un cachorro para que sepa qué hacer en todas las ocasiones

Este concepto está lejos de querer adiestrar a un perro que siga órdenes al pié de letras y que se convierta en una máquina.

En otras palabras no se trata de enseñar la obediencia para limitar su libertad y su autodeterminación. Un perro es capaz de procesos cognitivos bastante elevados y prueba emociones parecidas a las personas. Lo único es que su vocación de perro y su identidad van reconocidas y respetadas, en el ámbito de un contexto no natural, que es la ciudad.

El estrés que caracteriza la vida hoy en días puede afectar tanto los propietarios como los perros.

Para reducir el estrés, el perro necesita un cierto grado de previsibilidad de lo que le va a pasar en el día y en todas las situaciones.

La previsibilidad consiste en saber que se espera de él frente a todos los eventos y hechos que va a tener que enfrentar. Al contrario, el no saber cómo reaccionar, deja el cachorro en un estado de incertidumbre. La inseguridad crece en la medida que no se establezca una rutina bastante previsible.

A continuación, analizamos las situaciones más comunes y cómo educar a un cachorro a que sepa gestionarlas.

Pasear por la calle

Educar a un cachorro a pasear por la calle es bastante sencillo pero es recomendable seguir algunos consejos. Primero hay que observar el cachorro. Ver si tiene miedo a los ruidos de los coches, si está sensible a los movimientos bruscos, si tiene algún tipo de reacción a ciertas personas….etc. El miedo se caracteriza por temblores, inmovilidad, instinto de huida, ladridos, entre otros aspectos. Si notamos algún grado de sensibilidad, posiblemente el cachorro no ha sido expuesto gradualmente a los estímulos cuando se encontraba en la etapa de socialización temprana – hasta los cuatro meses. O su miedo tiene una componente genética o traumática.

Delante de un cachorro con miedo, hay que saber que el individuo se siente incómodo y que exponerlo de sobre manera a las causas que le provocan el miedo, no es la cosa recomendable. Una vez identificadas las causas de su miedo, hay que hacer un proceso de gradual desensibilización. Esta técnica de tratamiento del comportamiento consiste en ir poco a poco asociando algo positivo con el estímulo que provoca el miedo.

En todos los casos sería recomendable acudir con un profesional de etología y adiestramiento canino.

Si el cachorro no muestra señales de incomodidad, educar a un cachorro a ir por la calle se basa en reforzar positivamente que el perro proceda a nuestro lado, sin tirar de la correa. Con un cachorro no hay que ser estrictos. Sólo se le dan indicaciones suaves. Con paso rápido y jugando con el el, se le enseña un paseo relajado, con el objetivo que sea una actividad placentera durante la cual el cachorro aprenda a poner atención al propietario.  Cada vez que mira hacia nosotros, establecer una conexión con el, mediante caricias, premios, expresando nuestra satisfacción.

Hay que dejar oler el suelo. El perro así va descubriendo e investigando, conociendo las trazas de los olores.

Esta actividad olfatoria es recomendable para toda la vida del perro. Teniendo el cuidado de que no coma heces o no entre en contacto con las pis de otros perros si aún no está cubierto con todas las vacunas.

educar a un cachorro

Saludar a otros perros y saludar a personas sin saltar encima

En el cachorro es normal un comportamiento social, efusivo. De la misma forma es normal que intente llegar a lamer la cara de las personas, y a jugar mucho. Así que hay que entender y respetar esta forma natural de ser. Sin embargo se pueden dar al cachorro unas indicaciones para guiarle hacia el comportamiento más oportuno sin reñir, sin castigar, sin utilizar tonos inapropiados y que pueden herir la sensibilidad del perro y estropear el vínculo perro-propietario que es muy importante en la vida de ambos.

Sobre todo en la etapa de cachorros hay que fomentar el encuentro con otros perros. En caso de venir llegar un perro no hay que tensar la correa, ni anticipar con cualquier alerta tipo “allí viene un amigo”. Esto puede dar señales equivocadas al perro. Al sufrir la tensión de la correa puede pensar que está llegando una amenaza. Al oír un aviso, puede sobreexcitarse. La manera más adecuada de acercarse a un perro es mirar el comportamiento de ambos perros, respetando los tiempos de cada uno, dejando la correa floja. Es útil educar a un cachorro a la llamada en positivo. Así, después del encuentro, o cuando se quiere reanudar el paseo, o haya algún tipo de necesidad, el cachorro presta atención a la llamada.

Otras “peticiones” que van muy bien son el SIENTA y él QUIETO, practicadas como juego, y de manera positiva, asociados a premios. Mediante ellas, se pide al cachorro con niveles de exigencia crecientes, a que cuando se encuentren otras personas, permanezca sentado y quieto. Son objetivos muy elevados para los cachorros, por lo cual, hay que tener mucha tolerancia, paciencia e ir al ritmo de cada cachorro.

Educar a un cachorro a no morder la correa

Es típico de los cachorros que mordisqueen la correa. Para limitar esta costumbre se puede educar a un cachorro a que entienda la orden SUELTA y recompensar con otro juguete.

En nuestro centro de adiestramiento canino en Barcelona, os acompañamos en el aprendizaje respetuoso de la obediencia básica.

educar a un cachorro

Utilizar medios de transporte público o coche

Para utilizar los medios de transporte público, habrá que educar a un cachorro a entrar en su transportin y eventualmente ponerse un bozal.

Como hacer que el cachorro (o cualquier perro) se acostumbre al transportín

Antes de necesitar cerrar el transportin, sacar el transportin y dejarlo a la vista. Se queda en casa como si fuera un elemento más de la decoración. Todas las veces que el cachorro se acerca premiarlo. Los premios se pueden colocar dentro del transportin mismo y dejar que el perro entre con confianza y que salga sin cerrar la puerta. Retirar el transportin, guardarlo y sacarlo otra vez, otro día. Hacer lo mismo durantes unos días.

Cuando el perro haya hecho la asociación Transportin=premios, se puede cerrar y abrir la puerta. Tras una serie de repeticiones, el perro está listo para poder llevarse en el transportin.

Como hacer que el cachorro (o cualquier perro) se acostumbre al bozal

Con el bozal, se sigue un procedimiento parecido. Sin acercar el bozal al perro, ponerle algo muy gustoso en el interior. Dejar que el mismo cachorro ponga el morro en el bozal.

Como en el caso del transportín, es recomendable que no se ate inmediatamente el bozal. Es mejor no dejarlo puesto la primera vez que haga este ejercicio de habituación.

Poco a poco, se va premiando el perro por su interés en el bozal. Finalmente se llegará a notar que para el perro ya no representa un objeto desconocido y del cual desconfiar.

Viajar en coche

Primero hay que hacer que el sitio en el coche sea confortable. Asegurarse que el perro se encuentre en buena salud. Dejar que en el coche encuentre algo muy agradable.

Desde el primer contacto con el coche, hay que mantener una actitud relajada y hacer que sea una experiencia positiva. Pueden ser de ayuda mordedores como orejas de cerdo deshidratadas u otras golosinas. Además se recomiendo la aplicación de feromonas sintéticas en formato spray – nombre comercial ADAPTIL. Las feromonas tienen un efecto calmante.  

Sigue la continuación de este contenido en las próximas publicaciones.

Paseo del perro ¿Cuanto tiempo hay que sacar al perro?

paseo del perro

Muchos se preguntan sobre el paseo del perro. Cuanto tiempo es necesario pasear al perro.

En varios programas de televisión se dice que el “perro necesita quemar energía” y “cuanto más pasea mejor”.

Sin embargo hay perros por los que nunca parece suficiente. Propietarios que pasean sin parar durante horas y que buscan el agotamiento del perro. Aún así el perro sigue tirando y con mucha ansiedad.

Hay quien dice que el paseo del perro tenga que durar mínimo 1 hora.

No hay ninguna demostración que el perro necesite pasear esta u otra cantidad de tiempo. Simplemente la duración del paseo varía según el perro.  Hay perros que realmente disfrutan estar afuera, dando largos paseos. Otros tienen miedo de salir a la calle o prueban ansiedad. Para estos último, la mejor recomendación es hacer paseos cortos y procurar que sean lo más placenteros posible.

paseo del perroEn todos los casos hay que evitar tirar de la correa, utilizar un arnés o saber cómo llevarlo de paseo.

 

 

 

 

Un buen paseo del perro

Si durante una hora se va andando, llevando el perro en nuestro camino sin dejarle oler o forzando una andatura no natural para el perro, definitivamente no se trata de un buen paseo.

Condiciones para que un paseo sea provechoso para nuestro perro

  • Dedicar nuestro tiempo a nuestro peludo, si forzarle a seguir nuestras necesidades
  • No importa la cantidad del tiempo, sino la calidad
  • Dar el espacio y las ocasiones para detenerse y oler – esto es utilizar una correa larga y seguir el ritmo del perro
  • Cambiar de ruta frecuentemente, no pasear por las mismas calles siempre
  • Fomentamos que interactúe con otros perros posiblemente en libertad, sin correa
  • Jugar con el no sólamente con la pelota, sino siguiendo otras dinámicas de estimulación mental
  • Aprovechar para practicar un poco de educación

Conocer a nuestro perro

Es imprescindible observar y hacer caso de lo que el individuo necesita, cuales son las actividades que le gustan.

Hay algunos perros que no aman salir con la lluvia o con mucha calor y con mucho frío.

paseo del perro

 

La mayor parte están receptivos a nuevos juegos – como esconder su juguete favorito y buscarlo. Muchos aprecian complacer al propietario mostrando algunas habilidades que se enseñan previamente con métodos positivos.

 

A ninguno le gusta someterse a un paseo forzado donde el propietario está distraído o no da importancia a las necesidades de su perro.

Errores comunes en la educación del perro

educación de perros barcelona

En la educación del perro se cometen varios errores, porque se desconoce la psicología canina.

En este artículo me dirijo a los propietarios que están conscientes que la educación del perro es importante. A la vez que por falta de práctica y uso del instinto más que de conocimiento, se equivocan en buena fé.

Así que no estoy poniendo en duda que ames a tu perros, sólo que necesitas algún consejos para mejorar la relación con tu compañero.

La educación del perro pasa por una comprensión de sus necesidades y de su lenguaje. Para ser un buen educador de perros hay que desarrollar unas habilidades. Aquí os enseño cuales son las principales. 

perro no educadoHay tres aspectos en lo que los propietarios suelen equivocarse.

  • No saben leer las señales de calma
  • No utilizan premios o los utilizan en manera errónea
  • Corrigen en lugar de educar y prevenir un comportamiento

Error 1. No entender el lenguaje canino en la educación del perro

El lenguaje canino está formado por una serie de señales que sirven para comunicar y para mantener buenas relaciones con los otros miembros del grupo.

Por esta razón se habla de señales de calma. Estas sirven principalmente para evitar agresiones. Las señales de calma vienen utilizadas continuamente por parte del perro, tanto con otros perros como con las personas.

señales de calma en perros

La mayor parte del tiempo ignoramos esta comunicación porque no sabemos reconocerla o simplemente no le damos importancia.

Por lo tanto hay que saber interpretar este lenguaje porque a través de ello el perro nos transmite sus estados de ánimo.

¿Qué pasa si ignoramos las señales de calma?

Al no hacer caso a las señales de calma, no nos damos cuenta que el perro pueda sentirse incómodo frente a determinadas situaciones y contextos.

Por consecuencia, nuestras acciones pueden generar aún más incomodidad en el perro incrementando sus reacciones.  En otras palabras si el perro está sujeto a estrés y envía las señales de calma para apaciguar el interlocutor, y este último no las entiende y no responde adecuadamente, tras un número de repeticiones se puede producir un conflicto.

En definitiva, después de varios intentos fallidos de comunicación entre el perro y el propietario, se produce frustración y pérdida de confianza. Estos factores van a empeorar la conducta perjudicando progresivamente la relación.

Error 2. No utilizar el premio correctamente – El refuerzo del comportamiento en la educación del perro

El uso de los premios es un tema bastante controvertido. Yo pienso que no hay que utilizar los premios para instaurar un estéril mecanismo de causa y efecto sin entender profundamente las necesidades y las emociones del perro. Sin embargo soy ampliamente a favor del uso de los premios para incrementar la repetición de una conducta. Es decir los premios son realmente efectivos para favorecer el proceso de aprendizaje si utilizados correctamente y en la medida que el perro responde a ellos. Los motivadores pueden ser diferentes y así los grados de importancia de premios según el perro.

como enseñar a mi perro

Por ejemplo para algunos perros es más gratificante el juego, para otros la comida es el máximo reforzador. Otros aprecian muchísimos las caricias y el contacto físico.
Recordamos que no todos los perros son iguales y los planes de educación o adiestramiento deben necesariamente variar de un sujeto al otro. Incluso varían según la actitud del propietario.

Es indiscutible la utilidad de los motivadores en el ámbito del adiestramiento de perros. Sin embargo no se puede actuar simplemente con ejercicios de obediencia en el caso de un perro con problemas de comportamiento.

Volviendo a los errores más comunes que cometen los propietarios, uno muy frecuente es utilizar el refuerzo de la manera equivocada.

Es difícil extenderse en el tema del refuerzo, para esto os reenvío a otros post.

Aspectos a tener en cuenta cuando se premia una acción

  • El premio es un apoyo durante el proceso de enseñar una conducta
  • Es demasiado simple decir que el perro hace las cosas sólo porque hay un premio
  • Premiar a tiempo es fundamental
  • No siempre hay que premiar, sobre todo si no es la conducta deseada
  • Hay muchos tipos de refuerzos que actúan cuando no nos damos cuenta y pueden asociarse a una acción no deseada
  • No utilizar los premios sólo para llamar la atención, sino para premiar una conducta específica

La acción reforzada es aquella que viene seguida inmediatamente por un premio.

En otras palabras no tiene sentido dar el premio 30 segundos después que el perro ha hecho una determinada acción que se quiere reforzar.

En la misma manera hay que saber utilizar la voz, el tono de voz y la postura porque todo lo que hacemos y cómo lo hacemos influye sobre la educación del perro.

Error n. 3. No anticipas la conducta y sólo pretendes cortar o corregirla

No solamente es obvio que sea mejor anticipar y prevenir un problema en lugar de enfrentarlo cuando ya es demasiado tarde. También es altamente contraproducente tener esta actitud en la educación del perro.

Es un error muy difícil de arraigar.

Esquema clásico:

el perro se porta mal, el propietario corrige, le riñe, le da tirones de correo o hace otras cosas intentando cortar la conducta.

Este esquema no tiene nada que ver con la educación que se basa sobre enseñar algo al perro.

  1. Observa tu perro
  2. Qué señales de calma utiliza
  3. Cómo se siente?
  4. Qué le produce ese estado?
  5. Refocaliza la atención sobre de tí
  6. Realiza una asociación positiva respecto el estímulo

 como educar a un perro adulto

En pocas palabras hay que entender el perro y hacer un plan para enseñarle cómo mejorar sus reacciones. Por un lado se reduce la intensidad de la reacción. Por el otro lado se modifica su comportamiento, enseñándole una conducta alternativa.

 

No es mi objetivo enseñar cómo se hace este proceso, pero sí dar una idea de los errores más comunes y de cómo se pueden solucionar.

Llámame y te ayudaré a enfocar el problema de comportamiento que tienes con tu perro. Buena parte del trabajo la puedes hacer tu! Por esta razón no solamente se trata de adiestrar al perro. También y sobretodo el propietario debería estar dispuesto a cambiar su actitud hacia la forma de educar en general.